La ultima palabra en seguridad

La ultima palabra en seguridad
por Mario Persona (Leia em Português)



Ud. ya debe de conocer las famosas ultimas palabras de anónimos, como las del policía de la brigada antibombas (“venga por mi, puede cortar el cable amarillo…”), del albañil (“puedes subir, que el andamio aguanta…”), o del eletricista (“puede prender la llave general, pues ya lo arreglé…”) Así es, todos afirmaran de pies juntillas que no había peligro. Y terminaron de “pies juntillas”.

Soy un obcecado por la seguridad. Una obsesión conocida por amigos y parientes que ya oyeron todas las horribles historias que traigo en mi mochila, para cualquier ocasión de riesgo. Muchas veces soy hasta molesto pero, que culpa tengo de ser un contador de historias? Y de conocer hechos, como el del muchacho que encendió un fósforo para ver si había combustible en el tanque, o de la parejita que besándose desde el cine hasta la emergencia medica para desenganchar sus aparatos ortodóncicos. Hasta besar es un riesgo!


Ya oyó hablar sobre “Cazadores de Mitos?”. Pues así es, yo soy un “Cazador de Peligros”. Vivo alerta. Leí sobre dos pasajeros que habían visto la puerta del avión mal cerrada y nada hicieron. No creo: Será verdad? La puerta se abrió durante el vuelo y casi provocó muertes en el aire y en la tierra. Si yo estuviese en el vuelo, hubiese corrido para cerrar la puerta. Probablemente hubiese sido el primero en ser succionado, pero por lo menos hubiera hecho el intento. Por eso aprendí que “tener el ojo en los riesgos” también es un riesgo. Una vez le grité a una mujer desde el coche a mi lado que tenía la puerta mal cerrada, pero ella no solo no me entendió, sino que todavía me insultó! No hizo caso a mi sugerencia, ni yo hice lo que ella me instó hacer!

Poca gente sabe, pero la seguridad dá dinero. He realizado charlas sobre seguridad y calidad de vida, pero no es de normativas, procedimientos o equipos que acostumbro hablar. De eso la gente ya está harta de saber. Existen técnicos en seguridad, los ingenieros, los médicos, los entrenamientos, las SIPATS (Semanas Internas de Prevención de Accidentes de Trabajo), las CIPAS (explicar essas siglas) y docenas de otras siglas cuidando del tema. Para variar, acostumbro hablar de dinero. Dinero? Si, pero no del caché de la charla. Hablo de cuanto una empresa y sus colaboradores ganan con la seguridad. O pierden por la falta de ella.

Más allá de los daños a la vida, a la salud y al medio ambiente, accidentes que lastiman el bolsillo del patrón o del trabajador. Es fácil entender; Cualquier accidente puede detener una línea de producción, detonar la calidad y aumentar los costos. Sin hablar de la “mancha negra”.

Moraleja de la historia? Producto mas caro, menos calidad, empresa menos competitiva. Sin hablar de la mala imagen. Empresas menos competitivas no pueden invertir en promoción y calificación personal, equipos de ultima generación y en un mejor ambiente de trabajo. Sabe quien va a ser el mas perjudicado? El trabajador.

No fui siempre así, preocupado por la seguridad. Me gustaban los riesgos, vivir peligrosamente. Pero la vida fue enseñando y las tristes historias se fueron acumulando. Como el del amigo que perdí después su ultraligero agitó las alas en pleno vuelo. La ironía es que el paracaídas especial para esos aviones, que acababa de traer de USA, estaba en la valija del coche para ser instalado después de aquel vuelo.

Con la llegada de los hijos, empezamos a pensar más en la seguridad. Se comienza a percibir que la seguridad personal… o la falta de ella… provoca desdoblamientos que pueden alcanzar también a otras personas. Cuando gané mi tercer hijo, portador de deficiencias, empecé a tomar los hechos más en serio. Cuando Ud. tiene en las manos a alguien totalmente dependiente e incapaz de defenderse de cualquier daño o peligro, la responsabilidad aumenta.

Pilotear una silla de ruedas también agudizó mis sentidos de peligro hacia cosas, que antes consideraba insignificantes: como escalones, agujeros o hasta cruzar la calle corriendo. Las decisiones necesitan ser planificadas porque tengo otra vida literalmente en mis manos. Pero también hay ventajas. De tanto tener la mirada en el suelo, encontré un billete de 50 reales durante un paseo.

Pero no siempre soy capaz de intervenir en las situaciones de riesgo, y sufro mucho por eso. El otro día fui obligado a asistir a un show de la imprudencia, mientras aguardaba en sala de espera de una empresa. Del otro lado del vidrio, un muchacho hacía malabarismos para extender un pasacalles entre la fachada y un poste de luz.

Con la punta de un pié en el mismo, la suela del otro entre dos puntas de lanza de una reja de hierro y los dientes sujetando la cuerdita, estaba casi entendiendo que era una ventaja el de tener tantos cables elétricos al alcance de la mano, en el caso que perdiese el equilibrio. Terminó su performance con un salto y salió de escena. Fue cuando conseguí leer las palabras del pasacalles:

“BIEN VENIDOS A LA SIPAT – SEMANA INTERNA DE PREVENCIÓN DE ACCIDENTES DE TRABAJO”.
(Leia em Português)

Versão em espanhol por Henriette Borbely de Casciotti – akvinkum@hotmail.com




resenha resenhas resumo resumos livro livros crítica críticas opinião opiniões literatura literaturas comentário comentários

Manual de Saúde e Segurança do Trabalho: Vols. I, II e III
SEBASTIAO IVONE VIEIRA

A Saúde e Segurança do Trabalho não apenas tem impacto direto sobre a vida dos trabalhadores e suas famílias no Brasil e no mundo, como também é elemento central no processo de desenvolvimento econômico e social, com conseqüências que vão além daquelas resultantes das doenças e acidentes do trabalho gerados no ambiente laborativo e que se refletem direta ou indiretamente sobre o mercado de trabalho, a produtividade dos trabalhadores, o rendimento familiar e sobre a pobreza, os sistemas de previdência social, o comércio internacional e, até mesmo, sobre o meio ambiente.
O trabalhador com qualidade de vida no trabalho tem boas condições de saúde, aumenta a produtividade, exige menos gastos em programas de saúde e assistência médica, trabalha satisfeito, apresenta menos ausência ao trabalho e sofre menos acidentes do trabalho. Estas premissas fazem com que sua saúde biopsicossocial esteja em equilíbrio, existindo uma grande harmonia entre trabalhador e empregador.



E a gorjeta, doutor?