Ventajas del Peregrino
por Mario Persona (Leia em Português)



Escribo mientras viajo. Y cómo viajo! Ya pensé en mantener un mapa en la pared, marcado con alfileres donde estuve, pero me preocupó el costo de los alfileres. Entonces descubrí un servicio en Internet donde pincho alfileres virtuales en el mapa de Google. El próximo paso es vestir una camisa con rayas rojas y blancas y lanzar mi versión de “Donde está Wally?”: ” Por donde anda Mario Persona?”


Si aprendo a bailar puedo hasta lanzar una versión más dinámica de mi TV Barbante, como hizo Matt con su “Where the hell is Matt?”; el muchacho que es patrocinado por un fabricante de chiclets para viajar y bailar por el mundo. Él ya debe de estar con el mismo problema que yo. Quedo en tantos hoteles diferentes que ya desistí de recordar el numero de la habitación. Siempre pregunto en recepción quien soy y donde estoy.

Estar saltando de hotel en hotel crea una especie de instinto para el peligro. Por ejemplo, nunca entro al baño sin verificar si el piso del box es piso. En un hotel que se vanagloriaba de haber hospedado a Juscelino Kubitschek, el piso del box se transformó en una argamasa de suciedad en cuanto entró en contacto con el agua del duchero. Pienso que no limpiaban desde la visita presidencial. Del asiento hueco y rajado del inodoro y para lo que el se aprontaba cuando estaba bajo presión, es mejor ni hablar.

Para llegar a hoteles así, paso por vuelos, rutas y situaciones de las cuales solo no reclamo ni me quejo porque ellas son que me abastecen de historias. Lo que sería de esta crónica si yo no hubiese viajado en ómnibus por la banquina de una carretera en el interior de Pernambuco? El chofer no salía de la banquina, tantos eran los pozos y agujeros en el lecho asfaltado. El decía que la solución era taparlos. Yo retrucaba que, bastaba abrir algunos más para que la carretera quedase plana.

Descubrí que hay pozos también en los viajes aéreos. Con un pasaje económico comprado por un cliente, me embarqué en un antiguo Boeing 727 de una compañía desconocida, solo para descubrir que en aquel avión existe un pozo o agujero en el piso del corredor — una especie de ventana bajo la moquette — por donde se divisa el tren de aterrizaje.

Por lo menos fue lo que deduje durante una tentativa de aterrizaje, cuando la azafata quedó verificando si el tren de aterrizaje se había encastrado correctamente. Acostada de bruces en el suelo entre los pasmados pasajeros, por casi una hora ella berreaba para el piloto a lo lejos, en la cabina:

— “No se trabó aún… no se encastró! Intente otra vez!

Si la infraestructura para viajar decepciona, el talento del brasilero sorprende. Pablo el chofer que me recogió en el aeropuerto de Curitiba para un viaje de tres horas, tenia preparado, en el asiento de atrás del taxi, una canasta con agua, refrescos, bombones, diarios y revistas. La sorpresa mayor estaba por venir.

Conversando descubrí que el joven era graduado en geografía, perito en turismo, enseñaba en una universidad y tenia una agencia de turismo. Aspirante a ser un Comandante Rolim del transporte carretero, Pablo acostumbra a manejar sus vans con visión de marketing, recibiendo personalmente sus clientes para detectar sus necesidades y deseos y suplirlas con una atención cinco estrellas.

Yo dije cinco estrellas? Bien, existen ganancias también en las constelaciones. El escenario ahora es un resort cinco estrellas en una paradisíaca playa, cosa del primer mundo. Cierro la charla, agotado de tantos viajes, noches mal dormidas y barritas de cereales de las compañías aéreas. Todo lo que quiero es gastar la tarde entera para dormir y recomponerme.

Mis sueños son interrumpidos por el timbre. Me levanto de un salto y corro hacia la mirilla de la puerta. Allá afuera el botones del hotel tiene un recado en la mano.
Que será? Alguna emergencia? Cubro los calzoncillos con el primer pantalón que tengo a mano, abro la puerta con rostro todavía amasado y los cabellos parados solo para oír a un joven altivo y con pose de eficiencia. Anunciar:

— Recado para Ud. Doctor Araújo.

Versão em espanhol por Henriette Borbely de Casciotti – akvinkum@hotmail.com


resenha resenhas resumo resumos livro livros crítica críticas opinião opiniões literatura literaturas comentário comentários

Assim é que se Fala: Como Organizar a Fala e Transmitir Idéias
REINALDO POLITO

Com novo projeto gráfico e ilustrações mais modernas, bem-humoradas e criativas, esta nova edição foi completamente reformulada: uma linguagem ainda mais cativante, envolve o leitor e estabelece com ele um diálogo bem informal mas ao mesmo tempo bastante explicativo sobre como fazer uma boa apresentação, falada ou escrita, de forma estruturada, coerente e elegante, com propriedade e segurança. Com a mesma qualidade e profissionalismo de suas outras obras, Reinaldo Polito dá uma nova abordagem ao tema, aliando o prazer da leitura de um texto fluente e bem escrito ao aprendizado de boas técnicas para se expressar bem. Assim é que se Fala inclui ainda um CD de áudio com uma aula ministrada por Reinaldo Polito. Um verdadeiro curso para conquistar platéias e ordenar todos os tipos de apresentação, com proposta de trabalho, exercícios de fixação e questionário de auto-avaliação.

E a gorjeta, doutor?